Cosas practicas para regalar

Los Reyes Magos están a punto de llegar, todos estamos deseosos de recibir con los brazos abiertos la noche más mágica del año, sobre todo porque sabemos de sobra que algún regalito caerá. La verdad que se convierte en algo complicado esto de tener que comprar, porque no siempre se acaba acertando, es más el siete de enero las tiendas se llenan de gente que va a descambiar porque no le ha gustado o no han acertado con la talla. Y es que el problema reside en que no sabemos comprar, me refiero a que no somos personas prácticas y al final terminamos no acertando, en estos tiempos somos de mirar mucho los precios y claro el hecho de llegar a una tienda y encontrarnos con algo que nos llama la atención y además a buen precio hace que no pensemos en si de verdad le va hacer falta, si lo va a utilizar, tan solo lo pagamos y esperamos haber si la suerte nos acompaña. Cuando queremos hacer un regalo debemos tener presente varios factores, aficiones, gustos, trabajo, porque aunque no lo creamos comprar cosas para el trabajo nos puede sacar del apuro casi sin darnos cuenta.

Las personas que trabajan en una oficina o los maestros lo tienen muy fácil ya que con una pluma, una agenda incluso, o hasta comprar pizarra magnetica puede hacernos dar en el clavo. Este tipo de pizarras se han puesto ahora muy de moda, tanto para la enseñanza como para las personas que deben en una reunión exponer cualquier tipo de tema y es que voy incluso más allá, como regalo para un niño ya que con los imanes que suelen haber pueden aprender a la vez que juegan, como vemos este producto es algo práctico con el que nos aseguraremos el poder acertar.

Los adolescentes parece que lo tienen más complicado, comprar a un chico de esa edad de entre dieciséis y dieciocho años suele ser muchas veces una completa tortura, más que nada por no saber ni lo que comprar. Es por eso importante centrarnos en sus estudios ya que podemos encontrar cosas que pueda necesitar y creamos que no, por ejemplo un encuadernador espiral a que ni siquiera se te había ocurrido, pues sí, es la forma incluso de ahorrar en la compra de libros  ya que pueden ser fotocopiados y encuadernados. Como vemos al final son cosas prácticas que nunca hubiéramos pensado ni tan siquiera en comprar.