Que hacer cuando tienes demasiadas cosas en casa

Con el paso de los años me ido dado cuenta de lo recargada que he tenido mi casa, más que nada porque claro cuando las cosas son de buena calidad y te van durando no vas ni reciclando ni tirando, sino que lo que haces en seguir comprando. Si te vas de vacaciones como no te traes esa figura tan mona de recuerdo, si se van tus amigas y saben que te gusta como no te traen ese detalle que te va a encantar, en definitiva, que cuando te das cuenta resulta que la casa la tienes de cosas inservibles que cuando te toca limpiar en lo que más tiempo te lleva. Sobre todo, te das cuenta, cuando te toca visitar la casa de alguna sobrina que resulta que se casa y que te invita a verla, cuando ves que la clase de casas que se llevan ahora nada tienen que ver con la tuya, cuando te das cuenta que los muebles no son nada recargados ni grandes, que no tienen apenas adornos, es aquí donde te das cuenta de verdad que te has quedado anticuada.

Pero no pasa nada porque todo tiene solución, tirar la verdad que no se tira nada, pero si es verdad que se puede llegar a guardar y ya se verá lo que se hace con ello, no tiene mucho valor, pero al final te ha estado acompañando mucho tiempo, le has quitado el polvo demasiadas veces como para ahora tirarlo. Así que debe ir al mismo sitio en el que guardas todas esas cosas que no te gusta, esas cosas que compraste para usar y no usas, un lugar en el que desde luego no van a estorbar. Así que lo mejor es recurrir a un material de calidad un material que no se rompa por mucho peso que tenga y que no se deteriore con el tiempo, por suerte entrando en www.hipermaterial.es vamos tener la oportunidad de encontrar un buen material empaque donde poder guardar cada cosa bien envuelta y sin miedo a que se rompan. Eso sí, si algún día tienes que mudarte acuérdate de que todas esas cosas ya las tienes empacadas y serán las que menos guerra te den, pudiéndote preocupar de otras cosas más importantes, aunque dudo que en una nueva casa quieras volver a verte en la tesitura de tener que colocarlo todo de nuevo.